ADIÓS


Es una palabra que no me ha gustado nunca; hay algo entre ella y yo que nos repele a ambos; somos incapaces de congeniar, ni yo puedo sacar el partido justo de su significado cuando ella llega hasta mis oídos, ni ella es capaz de transmitir todo lo que yo quiero decir cuando soy yo quien la pronuncia; la verdad es que nunca me quedo satisfecho, una veces porque no sé si el destinatario captará mi verdadera intención y, otras, cuando me la dedican, porque tampoco tengo claro el alcance y la profundidad de intenciones que trae consigo: la confusión era y es la esencia de nuestra relación.

¿Cuánto es el tiempo de separación que lleva implícito ese “adiós” cuando lo utilizamos?: ¿poco?, ¿mucho?, ¿hasta siempre?, ¿hasta nunca?; aunque, claro, tampoco puedo dejar de lado esa otra complicación nacida de su indefinición: ¿fórmula de cortesía?, ¿ejemplo de educación refinada?, ¿indiferencia travestida de cortesía forzada?:

-¡Difícil, muy difícil!

Por eso, hoy, recordando todo lo anterior, cuando la expulsé desde lo más profundo de mi yo, además de ese “Adiós”, me vi en la necesidad de añadir un algo más que le diera entidad y contundencia, algo así como, por ejemplo:

“¡No quiero volver a verte!”

Pero lo que no entiendo es por qué en vez de lo anterior, después de “Adiós”, me oí a mí mismo diciendo:

–¡Vuelve cuanto antes!

Éste es un enigma que me lleva, de nuevo, a pensar que sí, que la palabra “adiós” es un vocablo ambiguo repleto de recovecos donde perderse, vericuetos donde extraviarse y con una dificultad añadida en su uso que la convierte en algo extremadamente complejo de manejar en sí mismo y por todo lo que le rodea.

Son tantas y tantas las trampas lingüísticas que nos acechan intentando doblegar nuestra voluntad que…

3 Respuestas a “ADIÓS

  1. Cierto muy cierto que palabra más simple y a la vez todo lo que encierra. Yo pasé del Adiós al Hasta Siempre ahora suelo utilizar…Nos vemos…Seguimos en contacto…Quedamos…Te llamo…Pero cada una de ellas son ambiguas y no concretan…También queda cómo recursos: Cuídate y Sé feliz..Es curioso, Manuel, ahora que lo pienso lo que te pasa con el Adiós me pasa a mi cuando algunas personas me preguntan: Hola ¿Que tal?

  2. En mi tierra se decía antes” ¡Vaya ustes con Dios!” o ¡Vete con Dios!” y, con el tono de voz y el movimiento de la mano, desaparecía la ambigúedad. Peroasí, tan simplificado, el “adios es más equívoco”

  3. Muy lírico

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s