FRAGMENTOS APÓCRIFOS


“Caín, amado, ¿dónde se encuentra Abel?”

Caín se encoge de hombros y sigue a lo suyo.

La pregunta se repite de nuevo.

Caín ni se molesta, como si no existiera.

La pregunta, terca e insistente, se vuelve a repetir.

Caín, mira hacia el cielo, se seca la frente, y no le queda por menos que decir:

–Joder, la que estás liando. ¡Qué pesadilla!, le sacudí, vale, y, además, con ganas, por arrastrado y por servil. Sí, claro, con la quijada, con qué iba a ser si no; pero eso ya lo sabías, ¡qué ganas de dar la tabarra!, cómo se nota que no tienes nada que hacer.

 

Del Origen de la Incomprensión acerca de la esencia de Dios. Tomo II. Capítulo X; versículos 1021-1031

 

 

5 Respuestas a “FRAGMENTOS APÓCRIFOS

  1. Acabo de leerlo pero pienso que ni él tiene derecho a juzgar a Caín por matar a Abel puesto que todo apunta que él al crearnos en algo se equivocó…

  2. Quizás no lo he captado pero me ha dejado indiferente

  3. No tuvo bastante con crearnos, que lleva no sé cuántos mil años recordándolo.

  4. Pero no me lo habías dicho. Las cosas hay que confesarlas

  5. “pero eso ya lo sabías”…otra mirada nueva,distinta, del suceso.

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s