LA LLAVE


La puerta. La ranura. La llave. Un suave giro de la muñeca y ¡ya está!

Tan sencillo, tan simple.

Al otro lado de la puerta estaba Ella, pero yo seguía ahí, quieto como un pasmarote, y sin hacer nada.

¿Cuándo la perdí?, ¿cuándo supe que ya no estaba conmigo?

Argumentar, razonar. Cómo hacerme entender. Mi cabeza, al contrario que mi cuerpo, se hallaba entregada a una actividad delirante en la que el único objetivo era ella: cualquier idea, cualquier pensamiento siempre convergía en ella: cómo explicar lo inexplicable.

Aquel mes de marzo se había iniciado de la misma manera que había concluido febrero, mis propósitos de enmienda, al garete, mis apasionadas declaraciones acerca de tener un exquisito cuidado en no repetir comportamientos anteriores se escabullían por el sumidero de la ducha como si fueran restos de piel muerta, qué aducir esta vez en mi descargo… Pero sólo la imagen de Ella mostrando su rostro de total incomprensión se me aparecía; pero sólo sus incontrolables gestos de enfado iban y venían hasta mi retina: el miedo me había paralizado y por eso seguía ahí, anhelante y confuso, buscando en el interior de mi cerebro una única explicación para decirle a Ella:

–Cariño, ¡he vuelto a perder la llave…!; sí, ya sé que es la tercera en menos de quince días, pero te juro…

Anuncios

5 Respuestas a “LA LLAVE

  1. Opino como Shevek menos mal que es un relato corto y no tiene continuación…porque temo la respuesta que pueda tener…¿No os veís reflejados compañeros y compañeras…? la eterna lucha entre los dos sexos pero en el fondo nos complementamos ¿ Que haríamos los unos sin los otros y vicevers?

  2. Ingenioso equívoco. El Ella lo delata, marca la diferencia. Me estorban las mayúsculas y en este caso doblemente.

  3. Sí señor, sorprendente.

    Ahora que lo releo veo la diferencia entre Ella y ella. Bien jugado!!

    Me alegro de que el formato sea el de Relato Corto porque miedo me dan las explicaciones que vienen a continuación…

    Ja ja ja

  4. Algún cerrajero te agradeceá el despiste. Muy ingenioso.

  5. ¡Qué bien quedan los finales inesperados!

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s