LENGUA ARÁBIGA


Ellos no se dieron cuenta, pero sutil, muy sutilmente, un Algoritmo se había desprendido de una de las carpetas y campaba a sus anchas por el despacho; esto no era extraño es su natural tendencia y lo hacen muy a menudo, sólo debes estar atento y devolverlo a su posición en el folio del cual se haya desprendido y entonces, sin problema, todo se resuelve en el campo de la matemática normalidad; sin embargo, Ellos Dos, empeñados como estaban en agotarse en un intercambio de miradas ávidas de mensajes y a cuál más profunda, no repararon en este detalle; el Algoritmo sintiéndose libre desperezó su frialdad de fórmulas acumuladas y se lanzó a afirmarse en esa su otra personalidad tan distinta y tan caótica que nace de su necesidad por el desorden; tardó poco, muy poco, en apoderarse de espacio, tiempo y realidad para otorgarles una configuración completamente contraria: el espacio se resolvía en los segundos y en los minutos, el tiempo se vistió de magnitudes tales como ancho, largo y alto y la realidad se abandonó al desvarío de otra cosa que nada tenía que ver con lo que ella era convirtiéndose en puro y emotivo sentimiento y olvidándose de ese ser suyo tan frío que nace de la certeza del dato y de la inevitabilidad de los hechos.

Por mucho que se preguntaron el uno al otro, después, nunca pudieron, ni supieron explicarse el porqué ese día, a esa hora y en ese lugar, de repente, sintieron la necesidad de un intercambio suave de besos suaves, el reclamo de manos con caricias de yemas y el olvido de la distancia que toda formalidad precisa; y he ahí que, sin saber cómo ni por qué, actuaron como si la vida careciera de respuestas y de resultados ciertos, y Ellos tuvieran que encontrarlas cuanto antes en la sabiduría de sus cuerpos y en un comportarse de contactos que nacía de la sensación de que sólo Ellos habitaban ese espacio, ese tiempo y esa realidad, sólo los dos, nada más que Ellos dos.

Son las complejidades de una lengua, la arábiga, que ha creado términos cuyo dominio requiere estudios tan profundos que nunca es total.

5 Respuestas a “LENGUA ARÁBIGA

  1. ¡Guau, me he quedado sin palabras…!Gran complejidad lo de los algoritmos, la lógica, la razón, la búsqueda y la pérdida de los mismos…Pero escrito y expresado con esa sencillez y elgancia que te caracteriza.Te confieso que lo he tenido que leer unas dos veces. Me siento muy pequeñita leyendo tus relatos pero feliz de poder leerlos. Yo también te deseo un muy feliz año. Un abrazo. Naty.

  2. ¡Benditos algoritmos!

    Me ha recordado lo que contó Benedetti en “Los formales y el frío”

  3. Sí. Es necesario de vez en cuando el olvidarse de la lógica y de lo que te dicta la razón. Lo contrarioLa vida demasiado fría. Me gusta tu manera de expresarlo.

  4. ¡Hay los algoritmos traviesos! En un momento en que los Dos descuidaron el cálculo matemático en el que trabajaban, se les escapó uno. Y todo fue un desorden. En la búsqueda atolondrada los Dos encotraron sus manos
    en las manos del otro y…
    ¿de verdad fue la lengua arábiga o la otra, la universal?
    Muy delicado. Extraordinario

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s