UNA MALETA CON ALAS


Me han propuesto que escriba una historia acerca de una maleta provista de alas; me lo han propuesto y de manera un tanto impulsiva he aceptado, qué voy a hacer, soy escritor, tengo el derecho a la ficción y si existiera algún límite a la misma, ese límite, lo pondría yo.

Pero la complejidad del asunto no se ha hecho esperar, ha saltado ante mí con una inusitada y desproporcionada fuerza porque el proceso de escritura se me resiste y me he estancado en la aridez de un cursor parpadeante que no avanza hacia ningún lado: el inicio no surge, se me esconde, tampoco soy capaz de ubicar la acción y mucho menos visualizar y caracterizar qué tipo de personaje podría protagonizar la posible historia; no sé por qué, pero tengo la sensación de que la verdadera envergadura del cometido se ha mostrado ante mí como un mensaje premonitorio que, en forma de bloqueo paralizante, deja mi presunta creatividad maltrecha y en entredicho.

He dedicado horas y horas de biblioteca a investigar acerca de posibles antecedentes literarios que me sirvieran de apoyo, nada; incluso, y contrario a mi forma de ser, he consultado oráculos, magos, adivinos y adivinas, todos parientes directos de Nostradamus, con un mismo resultado negativo: no pueden facilitarme información al respecto; se escapan los datos, se niegan los indicios y, poco a poco, ha desaparecido cualquier atisbo o referente válido que pudiera servirme de orientación o, en todo caso, permitiera que me agarrara a él para facilitarme aquello de lo que voy a escribir; presiento que esta vez mi imaginación no me lleva a ningún lado.

Pudiera ser que estoy siendo víctima de mi propia inseguridad y de mi propio atrevimiento, no debería crisparme con tanta facilidad, pero también es cierto que acepto cometidos literarios sin reparar en el alcance real de los mismos y sin tener en cuenta mi verdadera capacidad creativa; seguramente, porque lo hago desde el atrevimiento y desde lo que podría tomarse como una osadía arrogante, o quizás, porque lo hago desde una inconsciencia que juega a ser algo más que mera inconsciencia disfrazándose de esencialidad inexistente, en definitiva: ¡a quién quiero engañar acerca de mis condiciones como autor!

Rechacé el encargo, alegué múltiples y variados compromisos académicos que me impedían abordar la insignificancia de una propuesta como la que se me planteaba; me escondí detrás de la indudable trascendencia y responsabilidad de mi labor como docente y terminé por despreciar la escritura que se me encargaba por banal y poco edificante; he de decir, en aras de la verdad, que nada más expresar mi negativa, me sentí más tranquilo y relajado y que, al final, terminé por olvidar este engorroso asunto, por lo que pasados algunos días, como ya había previsto, sentí cómo las ganas de escribir volvían a mí con inusitada fuerza; me dejé llevar y, sin pensar, ya, en más “alas” o en más “maletas” que crisparan mi ser, fui transcribiendo lo primero que mi mente, libre de ataduras, iba expulsando:

“Alicia recibió la noticia del viaje con la expectación propia de su adolescente inocencia, la misma que le permitía ver excelencias y atractivos dónde los demás sólo veían normalidad cotidiana; puso a disposición de sus limitadas fuerzas el hacer una maleta donde meter lo poco que necesitaba para ese gran viaje hacia lo fantástico y maravilloso que es la vida, una maleta con alas hacia el universo de la imaginación y de lo imposible…”

 

4 Respuestas a “UNA MALETA CON ALAS

  1. Soy de las que piensan que para atrás nunca ni para coger impulso…Cuando emprendo un viaje hago la maleta con tanta ilusión que apenas necesito alas lo malo es la vuelta y dehacerla la maleta de nuevo…

  2. A veces tenemos la respuesta delante de nuestras narices, cuesta, cuesta pero ahí está. ¡Como no lo habremos visto antes! Con lo sencillito que era.

  3. Con poco equipaje y mucha ilusion, las maletas, en vez de tener asa y ruedas, parece que tienen alas. Buen viaje.

  4. Hay veces que nos es dificilísimo, imposible, escribir sobre un tema. ¿Será cuestión de tener paciencia hasta lograrlo?

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s