AUTOBIOGRAFÍA DE LA INSPIRACIÓN


Para poder hablar de una misma es necesario existir y, por supuesto, tener conciencia de cómo es ese existir. Y es en este punto donde me entran dudas porque sé que existo, pero no sé cómo aparezco ni cómo me hago presente; es toda una incógnita, y lo que es más inexplicable aún: por qué unas veces sí y otras no.

Difícil, muy difícil.

A tenor de lo anterior, cualquiera podría decir que mi naturaleza es voluble y caprichosa, no os confundáis, no creo que sean esos los adjetivos más apropiados para definirme ni tampoco los que expresen la verdad acerca de mí; si yo pudiera elegir alguno, pienso que “enigmática” o “misteriosa” se acomodarían mejor a mi esquiva personalidad.

Caracterizada por la escasez me he acostumbrado a ser malgastada como si mis fuentes fueran inagotables, o lo que es peor, a sentirme totalmente desaprovechada en vanos intentos de aparente genialidad. Llevados de la frustración que provoca mi ausencia me han dicho de todo, lo entiendo, no lo aceptan, quisieran obligarme a una presencia continua, pero mi vida es un viaje sin fin, ahora, aquí, ahora, allá, con descansos puntuales que no son otra cosa que momentos mágicos para la creación: ¡Aprovéchalos!

¡Y la cantidad de medios empleados para forzar mi aparición! –como si eso fuera posible–, la lista es tan larga que agotaría mi memoria, algunos de ellos meramente físicos: que si la absenta, que si el peyote, que si los sicotrópicos, en fin, pero también los hay de naturaleza inmaterial: el entusiasmo del amor, la locura por la locura, la embriaguez de la razón excesiva, qué sé yo, estos artistas cómo son, serían capaces de cualquier cosa, están inmersos en la desesperación que provoca el sentirse vacío y agotado, incapaces para crear, a su alrededor solo ven infortunio y negación; y, entonces, de forma arrebatada me invocan, me nombran, me llaman, y yo… no aparezco.

Cómo explicarlo, lo intento una vez más:

A todas y a todos quiero, pero a nadie me debo; no me sirven los halagos ni tampoco el desprecio porque para nadie soy; todos los lugares me pertenecen, por todos camino, en todos me aparezco, ¡en ninguno me hallo!

No insistas, yo te encontraré.

2 Respuestas a “AUTOBIOGRAFÍA DE LA INSPIRACIÓN

  1. Marisol Picarzo Cano

    ¡Qué fluidez de lenguaje, de creatividad y exactitud! Es un honor el aprender de quien con tanta sencillez enseña, y tanto valor tiene lo que escribe. Texto bellísimo

  2. Hoy fue a la inspiración a la que le dio por pensar de más. Nadie está a salvo. Gracias, Manuel, por compartir esta acertada reflexión.

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s