AUTOBIOGRAFÍA DE UNA CARICIA


No son los discursos precisamente mi fuerte, me muevo mejor en la densidad de los silencios o en lo explícito de los susurros contenidos; el único lenguaje que me es afín es el de la piel y el de los sentidos, desde ellos, y en su compañía, construyo mi ser; seguramente sea el tacto quien me es más querido, nazco y vivo a través de él, pero no olvidéis de mi relación especial con la mirada, en ocasiones, anticipa y preludia mi aparición.

De las palabras sé lo que me llega, algunas son tan bellas que me hacen volar y otras tan soeces que espesan mi naturaleza, pero me gusta oír cómo, ligadas a su significado, precisan lo que soy y lo que me rodea, y cómo, si se lo permites, confeccionan el catálogo de mi secreto surgir y de mi más complicado permanecer:

Encuentro y descubrimiento. Te busco desde la noche de mis dedos / Te hallo en la luz de tus huecos y de tus promontorios.

Sensibilidad y pasión. Se desliza saliva y sal / Se siente hambre y fuego / Se vive vértigo y plenitud.

Compartida y consentida. Piel arrebatada que tiembla de placer / Piel desmayada que grita sed / Piel desnuda que se sabe piel.

Fugaz y duradera. Entre el vuelo rebelde del cabello / En el paisaje grandioso de la espalda / En torno al mareo circular de la areola / A través del ascenso cercano de las piernas / Desde la coincidencia de caderas que son vientre que son sexos.

Lenta y suave. Eco de paraíso cercano / Reflejo de asequible felicidad / Destello de un presente y de un placer / Brillo, cima, esplendor.

Sencilla y excitada. Como un mar que busca encuentros y arena / Como una nube que se abandona al viento y la humedad / Como un silencio que persigue sonrisas / Como un tú que se desnuda en el espejo de un yo.

Tendría que parar, me emborrachan las palabras, siento que me desbordan sin que yo quiera, que me asaltan sin que me pueda defender:
Sentir, transmitir; Deseo, necesidad; Entregarse, recibir; Entusiasmo, éxtasis; Mostrar, expresar; y cómo no…

¡Abandonarse!

3 Respuestas a “AUTOBIOGRAFÍA DE UNA CARICIA

  1. Gracias Manuel. Tu texto remueve el brillante como efímero deseo, de lograr con palabras reproducir el placer de una caricia. Tengo mente musical y recordé una estrofa que es poesía:

    Hoy viene a mi la damisela soledad
    con Pamela pertinentes y botón
    y amapola en el oleaje de sus vuelos
    hoy la voluble señorita es amistad
    y acaricia finamente el corazón
    con su más delgado pétalo de hielo.

    Silvio Rodríguez.

    Un placer leerte Manuel.

  2. Me gusta el catálogo de caricias variadas y ciertas.

    Feliz abandono.

    Gracias, como siempre, por compartir.

    Un saludo.

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s