BOLAÑO SE HACE ROBERTO


Resumen abreviado: La mantequilla se corta con una amatista oxidada, la emoción se derrite a través de los pensamientos-opiniones que sobre la mesa caen al modo rebote techo-mesa mesa-techo y vuelta a rebotar y el montacargas de los sentimientos no para de averiarse.

Ahora, el Acta de la Sesión del día 22 de octubre: Como inicio, lo previsto, intentamos instalar Cercas (pág 140-167, de SdS) en torno al maestro Bolaño con los temas inmortales de la escritura, sobre la mesa las cervezas sudan incredulidad y en las sillas las cabezas se sientan redondas mientras las visceras en los respaldos hablan erguidas de razones, alguién plantea, en modo ventrílocuo, si la Realidad es Literatura en sí o la Literatura tiene su propia Realidad, todos se van al váter, la Realidad se quiere suicidar, después, aventurándose en la senda de lo imposible surgen dos preguntas de calado que son, más que nada, una excusa para pedir otras cervezas: ¿existe el héroe moderno? ¿quién personalizaría esto en la novela moderna?; los camareros se niegan a servirnos y en la mesa de al lado chillan ¡tramposo! ¡tramposo!, entonces, sabemos que Bolaño está con ellos y no con nosotros, lloramos de alegría sabiéndole allí y cantamos el conocido himno:

En ti nos vemos
¡Oh, Literatura!

que somos incapaces de acabar porque dudamos acerca de qué palabra hemos de incluir para convertir en rima apropiada el siguiente verso, las opiniones son todas  y ninguna:
basura (realismo sucio)
dura (sexo fácil)
pura (idealismo de café)
cura (anfibológica)
madura (vegetariana)
estructura (contracultural)
ruptura (vanguardista)

y así, sin ponernos de acuerdo, al final, nos limitamos a bisear lo conocido una y otra vez, ¡Oh, Literatura! / ¡Oh, Literatura!, luego, afónicos y ahogados en nuestra propia saliva atacamos el punto caliente: Escritura actual: modos maneras temas narradores, los camareros han llamado a los dueños, los dueños a los propietarios y los propietarios a los vigilantes del metro quienes llorando por la emoción cuando reconocen la sombra de Bolaño sobre nuestros sorprendidos corazones nos conminan a la disolución.

Éramos más de tres y menos de veinte.

Para los que habéis querido venir, pero el autobús o el metro os han fallado, hemos decidido continuar nuestro acoso a Bolaño (cualquier búsqueda necesita una persecución constante) y tener una nueva sesión:
Jueves, 5 de noviembre, a la misma hora, las 18 h., y en el mismo lugar, C/ Atocha, 76, al fondo a la derecha.

Los cepos que emplearemos esta vez para la captura son:
-Primer Manifiesto del Surrealismo
-Manifiesto Infrarrealista
-“El gaucho insufrible”, quizás, uno de los mejores relatos cortos del maestro

Una pequeña laguna de tristeza, el cónsul desaparecido, a lo suyo, ni pío, pero no desfallecemos, al contrario, sentimos que podemos con todo.

Manuel

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s