AUTOBIOGRAFÍA DE LA ALEGRÍA


 

En un día especial, dedicado a tod@s l@s que comparten mi…

 

 
No digas que no, ha sido leer mi nombre y has sonreído, no lo niegues sé que ha sido así, es uno de los efectos inmediatos que genero con mi simple alusión, sigues sonriendo, lo sé.

No sé por qué os obstináis en vivir negando mi presencia o evitando mi mención, como si prefirierais instalaros en lo otro, en mi contraria, esa que no voy a mencionar porque ni siquiera merece la pena. Manías que tenéis, que, por supuesto no voy a criticar, no es mi estilo y, quizás, por eso me muevo ligera liviana feliz.

Son mis embajadores, Sonrisa y Brillo, tienen preferencia por los rostros, habitan los ojos, justo allá donde la pupila se hace punto y círculo, y se instalan en los labios en toda su delgada y fina extensión, aunque, bien es verdad, su verdadera finalidad sería convertir todo tu cuerpo en pura expresión de mi presencia; prefiero la extensión luminosa al rincón tenebroso, la complicidad al rechazo y el entusiasmo a la dejadez desdeñosa de tus no me importa qué le vamos a hacer.

Me acusan de cursi y remilgada, de vivir de espaldas a una realidad que me es ajena y me echan en cara un exceso de fantasía edulcorada; hablan a mis espaldas acerca de lo que entienden que soy: un engaño, un fraude, ese vivir iluso, vano y repleto de falsa pretensión. No escucho, no hago caso, me envuelvo de giros y de movimientos continuos y marcho alada de horizontes donde sea bien recibida o donde piensen que tenerme a su lado es algo único y no solo una posible opción.

Sé que es más fácil para vosotros el drama la tragedia o el simple penar, que os gusta rasgar vuestros cuerpos con manifestaciones de ese vivir, y que encontráis un extraño disfrute en lacerar vuestra existencia con poses cabizbajas compungidas y pesarosas, seguramente creéis que conjuráis fantasmas de la realidad o que es mejor anticiparse a lo que siempre llega en forma de fatalidad, no lo sé, no lo voy a pensar, porque lo único que percibo es que desde hace un rato ya no sonreís, y eso no es lógico estando yo aquí; así que sin más preámbulo os participo que no voy a dedicar ni un segundo más a hablar de esa parte oscura que os empeñáis en habitar, y, abrazada a Júbilo, me entrego por completo al baile de mi nombre, a la musicalidad de esas vocales que se enlazan cantarinas entre unas consonantes que saltan de sonidos aleteados deslizándose de goce y runruneo que son quienes os hacen sonreír.

Hoy me maquillo especial en los vestidos sencillos de labiosojos, en los estampados radiantes de óvalosrostros, también, lo haré como gesto delicado en una mano y, cómo no, de escorzo de risas en los hombros, hoy se exalta mi presencia, hoy, tengo que actuar.

Anuncios

2 Respuestas a “AUTOBIOGRAFÍA DE LA ALEGRÍA

  1. Esta biografía es el mejoralegatopara defender la alegría
    Gracias por compartir Manuel
    Un abrazo

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s