¿BOLAÑO? (Versión NURIA PRADILLA)


M., no sé cómo apareció ese mensaje en tu correo. Quizás aclararía algo saber si se deslizó sigilosamente en tu bandeja de spam, permaneciendo agazapado y latente hasta que en tu  merecido tiempo de procrastinación decidieses observarlo, o quizás se manifestó sin más, de manera refulgente y ostentosa, en tu bandeja principal. Pienso más bien en la primera opción ya que las revelaciones están reservadas para almas inquietas, que buscan respuestas tamizando pedazos de desierto o indagando en las basuras electrónicas.

 

De ser cierta la autoría (me inclino a pensar que sí) el mensaje en su enumeración contiene diversas pistas que aunque no consigo ver cómo, sin duda, nos han de ayudar. Pero, R.B., como siempre caleidoscópico, juega con nuestra percepción y nos  distrae con las travesuras y andanzas de sus colegas (pobre K., sigue igual), con sus añoranzas y con historias de matemáticos vegetarianos empeñados en despreciar al guisante —, ¿pero qué mal han hecho esas pequeñas esferas verdes o amarillas?, ¿por qué P. las repudia?, ¿por qué Mendel las tortura con sus experimentos?—, mientras nos Susurra al oído versos románticos que aturdan aún más nuestros desvaríos.

 

Esta búsqueda es agotadora, como si de localizar a Circeto se tratara, o más aún, como pretender ahondar en su corazón “ámbar y spunk” (Rimbaud vuelve a manifestarse cuando menos te lo esperas).

 

¿Habéis intentando contestar el mensaje?, yo por más que lo intento no lo consigo, siempre aparece un aviso que indica que el servidor de Destino ha rechazado el correo, como si la dirección estuviera equivocada. Entonces me he acordado de que R., antes de marcharse, dijo algo sobre su futuro paradero:

 

 

“Aterido: hastiado,

Me voy

Al país de Sophie:

Allí donde

La nada: el círculo

Cantan

La gesta

De tu duro

Corazón: la metamorfosis

Lunar; el reptil

Entre los matorrales,

Una forma

De olvido: luna

Que recogí

En la oscuridad

De tus ojos.”

 

 

Mi siguiente paso es intentar contactar con S. Podolski, con la esperanza de que en esa dirección nos den noticias de R.

 

 

P.D.: Qué lástima lo del hígado del cónsul, que desaprovechamiento, ¿pero os imagináis el resultado de esa fusión? Podría haber sido temible, un magma capaz de incendiar el mismísimo desierto.

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s