TOMÁS PUCHE / INVOCANDO A AUXILIO LACOUTURE (Notas a sesión 28-1)


La generación B estaba reunida para encontrar a Auxilio Lacouture. No hay luna llena, no hay baldosas blancas, no es un cuarto piso. Risueños como un prado, serios como un roble y tranquilos como un cactus hacemos avanzar la pantomima.

Va de años, de amores, de muerte, de engaño, de fantasía, de cruda realidad y de maelstroms de tequila. Y nosotros sin un puto botellín y ni un chupito de Chinchón seco.

Empezamos a hablar, Auxilio acababa de irse al 1968 o al 1975 o al café La Habana en la Avenida Bucareli, Méjico DF. Es mejor que nosotros jugando al escondite y nos liamos jugando a las sillas,pero sobraban sillas y como nos movimos como rayos lentos y opacos, como monjes de clausura con hábitos marrones, levitando, de silla a silla, parecía una gélida tormenta de verano. No lo era porque el sótano está bien ventilado y no huele a humedad, tampoco a rayo, ni a rayos. Los monjes se iban disolviendo poco a poco, de abajo arriba, lo más curioso es que no se oía el frufrú de sus hábitos.

La navegación es tranquila y agradable, fondeamos en algunas bahías, nos cuentan las andanzas de Auxilio. Su historia se difumina entre cafés con leche, tequilas y cuentos nocturnos que creemos entender y nos anestesian como una estruendosa catarata de mariposas. La cronología del viaje es como un juego de la oca con el principio “a mitá”. Se acabó el tequila y sin querer nos acercamos al fin de la historia surcando un mar brumoso, incierto. Recalamos en algunas islas flotantes de contorno impreciso, de realidad traslúcida, buscando respuestas trascendentes.

¿Cómo follaba el Che?

¿Yacieron juntos Auxilio y Carlos Coffen Serpas?

Luego de pasear por la muerte y la tragedia, el Maelstrom del espanto, el faro del fin del mundo, nos aspira al universo invertido de los fantasmas. El horror nos envuelve, nos revuelve, nos invade, nos domina. El delirio de Auxilio es describirlo, describir sus efectos.

¿Cómo sobrevivimos cuerdos? Quizás los Vampiros vegetarianos con su trompa de mariposa liban la mala leche que nos invade y podemos escuchar los silenciosos cantos de heroico amor de los jóvenes latino americanos.

Anuncios

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s